APUNTES SOBRE LA HISTORIA SOCIAL Y ECONOMICA DE LA PARA

LAS SOCIEDADES ORIGINARIAS

En nuestra región, enmarcada entre la cuenca baja del río Suquia y la costa Sudoeste del Mar de Ansenuza, habrían existido -de acuerdo a las últimas investigaciones- las siguientes sociedades aborígenes que se sucedieron en el tiempo:

CAZADORES RECOLECTORES TEMPRANOS (6000-4000 a. p.): eran pequeños grupos humanos, posiblemente bandas, de hábitos nómades. Cazaban fauna mayor (camélidos, cérvidos, etc.) y recolectaban bayas, raíces y frutos silvestres. Con piedra, hueso, madera y cuero elaboraban sus objetos de uso cotidiano. 
De ellos nos quedan como testimonio: golpeadores, raederas para trabajar el cuero, lascas con filo y grandes puntas de lanza (tipo hoja de laurel).

Fotografía: Claudio Villarreal

Fotografía: Claudio Villarreal
CAZADORES RECOLECTORES TARDIOS (4000-2000 a. p.): eran grupos humanos más extensos; también extraían recursos de la naturaleza, es decir, no eran productores. Eran nómades estacionales y habían empezado a cazar diversas especies de animales, además de los camélidos y los cérvidos: ñandúes, vizcachas, gallináceas, palmípedos, peces, etc. Para la vestimenta usaban el cuero. 
De estos grupos humanos nos quedan: diversos tipos de puntas de lanzas con filos trabajados, cuchillos de piedra, utensilios de hueso, toscos tiestos de cerámica y algunos afiladores y pulidores. 
Hacia finales del período, hay registros que demuestran que empezaron a incorporar la técnica de la pulimentación, la excavación de hornillos, la elaboración de cerámica y la agricultura incipiente.

DESARROLLO AGROALFARERO (2000-300 a. p.): quizá por influencia externa, se fue produciendo un cambio en la forma de vida de los aborígenes locales. Poco a poco fueron dejando el nomadismo y se asentaron más tiempo en un mismo lugar, constituyendo aldeas e incorporando definitivamente la alfarería, la agricultura y la ganadería. 

La estructura social, la economía y la religión se fueron complejizando cada vez más; incluyendo la influencia de pueblos chaquenses. Continuaron con la caza, pero suplantaron las lanzas por el arco y las flechas. En nuestra región, las pequeñas aldeas -en donde las viviendas eran las chozas de tipo chaquense- que existían se emplazaban a orillas de los cauces del río Suquia. 

Fotografía: Claudio Villarreal
 

La cerámica alcanzó un importante desarrollo y era utilizada para realizar recipientes, objetos de uso culinario, estatuillas, juguetes y torteros. La decoración era en general incisa y algunas veces pintada, los bordes aparecen la mayoría de las veces con decoración aserrada, y es común la presencia de cerámica alóctona. También trabajaron el cuero, el hueso, la madera y las conchas de moluscos. Para la vestimenta se empezó a complementar el cuero con los tejidos de lana de camélidos. 


En cuanto a sus ritos, es poco lo que se conoce, pero tenían ceremonias de iniciación (deformación del cráneo de los niños) y de muerte (posición fetal del cadáver, aveces acompañado de un sobrio ajuar); además nos han dejado una importante cantidad de objetos de uso ceremonial.


Este desarrollo agroalfarero se vio truncado por la llegada de los españoles: hacia el año 1750 ya habrían dejado de existir estas aldeas. Los españoles llamaron a los aborígenes que encontraron en estas llanuras con el término "sanavirón", pero desconocemos como se llamaban a ellos mismos y si tenían o no una identidad étnica común.


Posteriormente, los únicos aborígenes que quedaron en nuestra región, fueron algunos utilizados para tareas domésticas en las estancias criollas, o los grupos de aborígenes del Chaco que ingresaban a "maloquear".

Fotografía: Claudio Villarreal

Fotografía: Claudio Villarreal

LA SOCIEDAD TRADICIONAL I
Epoca Colonial
(1750-1810)

La primera referencia a la región de Ansenuza (es decir, Sudoeste de la laguna Mar Chiquita), está en dos mercedes de tierra otorgadas en el año 1584 a Juan de Billalba por el Gobernador del Tucumán don Lorenzo Suárez de Figueroa.
Se cree que dada la situación geográfica y la presencia de aborígenes poco dóciles para los fines españoles, estas mercedes nunca fueron ocupadas.


Por tal razón, y haciendo abuso de sus atribuciones, el Maestre de Campo don Juan de Alvarez, pide en 1755 al Cabildo de la ciudad de Córdoba le otorgue las tierras ubicadas entre los ríos Suquia (Primero) y Xanaes (Segundo) y entre la Mar Chiquita y el Camino Carril al Este, es decir un gigantesco territorio del tamaño del actual Departamento Río Primero de la Provincia de Córdoba. Alvarez justifica su pedido diciendo que dichas tierras están vacías de gentes y de producciones, no obstante creemos que ya en esa época había pobladores hispanos (la Capilla de Santa Rosa de la frontera del Río de Córdoba fue levantada hacia 1730).

 

Evidentemente Alvarez tampoco pobló la región, ya que la primera estancia que se establece en donde hoy está La Para fue la de Ansenuza de Fernando de Arce y Bustillo a mediados del siglo XVIII, este era un personaje encumbrado de la elite cordobesa que quizás nunca conoció estos lugares, ya que dicha estancia estaba habitada por un puñado de criados y peones dirigidos por un capataz negro (Bartholo).


Nuestra zona fue un área de ocupación tardía dentro de la expansión colonial incentivada por las reformas borbónicas. Los antecedentes más cercanos son el caserío de Santa Rosa de la Frontera y el paraje de Plujunta (ambos ya habitados a mediados del siglo XVIII).
Es recién hacia 1790, cuando Felipe Armesto adquiere los terrenos de ANSENUZA a Arce y Bustillo y José Antonio Brocheros compra PARA y el PUESTO DEL MEDIO al fisco, cuando se comienza a gestar el nacimiento de una elite regional en la zona de La Para. En esta misma época (1790-1800) se colonizan precariamente las estancias de Saladas y Puerta.
Hacia el sur, como vimos, la ocupación es más antigua y efectiva: Sauce Esquina, La Noria, Navarrete, Santa Rosa, etc.


En nuestra región era difícil la instalación de grandes grupos humanos, por la inaccesibilidad y la presencia de "indios salvajes", es decir es un área marginal al espacio económico peruano (que en Córdoba se ubicaba en las sierras y en el Norte); no obstante, la riqueza de los pastizales, de los cursos de agua dulce y de las lagunas temporarias, permitió la fácil reproducción de ganado vacuno y equino, base de la producción en nuestra zona.

Hacia 1805, los herederos de Armesto, comienzan a vender poco a poco sus tierras en nuestra región, así surgen las estancias de Bazán, Carvallo y Taborda en Ansenuza, de Noriega en Costa de Ansenuza y en Acequiones, de Brocheros y Gómez en Salto, del negro Marcelino Coronel en Ensenada, de Gutiérrez en Molles y otras tantas (Mangrullo, Castaños, etc.). Del paraje del Puesto del Medio y Para de Brocheros, surgen Cañada, Boca del Río y León Colgado.La estructuración del espacio se basaba en el cauce principal del río Suquía: casi todas las estancias tenían un lado que daba al río, otras contaban con cañadas, acequias y lagunas temporarias. 
En estas unidades pasivas de producción, no siempre residían sus dueños, muchos vivían en Santa Rosa, quedando en sus campos capataces, puesteros, peones, agregados, criados y esclavos, todos ellos de varias "castas": negros, mestizos, mulatos, zambos, etc. 
Por la documentación consultada estimamos que se trataba de unidades domésticas autosuficientes. 


LA SOCIEDAD TRADICIONAL II
El Siglo XIX en La Para
(1810-1910)

Durante este período, la región de La Para, fue siguiendo la marcha de los acontecimientos nacionales y provinciales, aún que mirando a ellos desde una periferia que recién a finales de este período es integrada a la estructura económica y social de Córdoba.


Desde el punto de vista económico, la región de La Para continuó con formas de producción tradicionales, es decir con grandes extensiones de tierras productoras de ganado rústico, con población dispersa y accesos esporádicos (aún que cada vez más comunes) al mercado.

Si bien esta situación no fue estática y la economía zonal fue cambiando al ritmo de la integración cordobesa al moderno sistema mundial (capitalismo), la economía era precapitalista en muchos aspectos, pero fundamentalmente en uno: la autosuficiencia tanto de las unidades domésticas (hogares) como de las unidades de producción (estancias).

Fotografía: Claudio Villarreal


La situación de periferia a la zona central de la economía de Córdoba, puede notarse en la gran cantidad de documentos existentes que versan sobre las invasiones de los indígenas del Chaco, la poca productividad de los montes, la escasez de circulante, la marginalidad de gran parte de la población, la existencia (desde la segunda mitad del siglo XIX) de muchos grupos de bandidos y delincuentes y -sobre todo- los problemas de límites y linderos entre las estancias.

Esto último es particularmente notable entre 1810 y 1850, siendo muchos (y extensos) los juicios que se producen a raíz de la superposición de ventas, la movilidad de los linderos, la ausencia de personal capacitado para las mensuras y la falsedad (dolosa o por desconocimiento) de los datos usados para las mensuras. Estos problemas recién comienzan a solucionarse -aún que muy lentamente- a partir de la Creación del Departamento Topográfico de la Provincia de Córdoba en 1854, el cual estuvo a cargo en un principio de Eleazar Garzón.

Las estancias de esta época, que se ubican en la zona de La Para, son: Costa de Castaño, Loma de Castaño, Mangrullo, Costa de Ansenuza, Lomas del Trozo, El Bagual, Las Mercedes, Acequiones, Averías, Boca del Río, Ojo de Agua, Puesto del Medio (donde hoy está La Para), Santa Rita, Cañada, Cañitas, Para y otras. Esto nos demuestra que, a pesar de ser una economía precapitalista, el mercado de la tierra ya se estaba formando. 
En cuanto a la producción económica, esta era básicamente pastoril (mulas, equinos, caprinos, bovinos y ovinos) y sus derivados; complementada con la producción de tejidos bastos y algo de agricultura (siendo muy reveladores a este respecto los censos de 1813, 1822, 1840, 1852, 1869 y 1895, documentos judiciales y militares), además de productos de la caza y la recolección (ceras, miel, etc.).

Fotografía: Claudio Villarreal

 
Las invasiones de los aborígenes del Chaco y luego la presencia de grupos de bandidos, fueron un continuo problema hasta fines del siglo XIX. Hay evidencia de la existencia de fuertes y milicias en toda la región; siendo las más conocidas: Tosca, Plujunta, Mangrullo y Para, esta última al mando de un típico personaje de la primera mitad del siglo XIX: el Capitán Ramón Brocheros, heredero del gran propietario zonal José Antonio Brocheros y tío abuelo del célebre "Cura Gaucho": SD José Gabriel del Rosario Brochero.
A fines del siglo XVIII, cuando los propietarios absentistas -residentes en la ciudad de Córdoba- fueron vendiendo estas tierras a personas interesadas en poblarlas y controlarlas desde más cerca, surgió una elite regional que mantendrá su primacía durante todo este período y un poco más (hasta 1930 aproximadamente); un típico personaje de esta elite será el mencionado Ramón Brocheros, quien a su calidad de propietario y al prestigio de su apellido, le sumará honores militares y cargos públicos de toda índole, conformando así una red de relaciones sociales y de poder que lo convertirán a él y a sus descendientes en verdaderos jefes de esta elite.
La estructura social de la época (1810-1910) es típica de las economías precapitalistas con base pastoril: una elite reducida que concentra los poderes políticos y económicos en nuestra zona, representada por los Brocheros, Frontera, Noriega, Barela, Díaz y otros), quienes además de poseer los cargos públicos -jueces de alzada, pedáneos, etc.- poseen grados militares y capital comercial, con redes en Villa Santa Rosa, Las Saladas y Villa San Antonio (hoy Obispo Trejo).
Debajo de ella encontramos a los sectores populares (generalmente dependientes, en algún grado, de dicha elite) quienes se dedicaban a labores agrícolas y pastoriles, viviendo en las estancias o en sus alrededores. También encontramos debajo de estos peones y criados, a grupos de marginados y excluidos de esta sociedad, como eran los gauchos forajidos que poblaban en esta de fácil circulación; estos serán despiadadamente perseguidos (considerados "vagos" y "malentretenidos") y serán enviados a la milicia urbana o rural, sirviendo de mano de obra gratis, dando cumplimiento así a las primeras leyes de disciplinamiento de la fuerza de trabajo.
De acuerdo a lo investigado, no solo hemos encontrado gran cantidad de conflictos entre la elite y estos grupos marginados, sino que también muchos conflictos intraelite, ya sea por los límites de las estancias o por herencias, como por jurisdicciones administrativas y movimientos militares.
En cuanto a la población, en esta primera mitad del siglo XIX, vemos que en 1813 el paraje Para cuenta con 61 habitantes en tanto que Puesto del Medio tiene 37; en 1840 este paraje se encuentra deshabitado y Para tiene 49 pobladores.

La segunda mitad del siglo XIX es de grandes cambios, aún que ninguno de ellos llegó a modificar estructuralmente la economía y la sociedad de la región.
Aquí encontramos nuevos propietarios (Carnero, Celayes, Olmos y Peralta) que adquieren o heredan grandes cantidades de terrenos que son puestos a producir un poco más intensivamente.
Los reordenamientos institucionales de 1853 y de 1880, también traen cambios en nuestra región. 

El Curato de Santa Rosa, comienza a obtener las primeras precisiones limítrofes, siendo subdividido en Pedanías, que darán origen a los Jueces Pedáneos, así como aparecerán después los Jueces de Paz y la Policía (tras la eliminación de las milicias provinciales en 1880), además de otros empleos públicos y eclesiásticos (recordemos que la Parroquia de Santa Rosa fue creada en 1800).
Para 1893, cuando se instala el Registro Notarial en Villa Santa Rosa, ya el mercado de la tierra está en pleno movimiento, lo que demuestra un cierto paralelismo entre la historia provincial y la regional.

Fotografía: Eduardo Villarreal

Los núcleos humanos más cercanos son las "Villas" de Santa Rosa, Concepción de El Tío, San Antonio y Las Saladas; residencias todas ellas de los funcionarios y comerciantes que de tanto en tanto recorrían la región.
Hacia esta misma época (fines del siglo XIX) se dibujan nuevos caminos en el paisaje zonal, algunos sobre antiguas huellas o rastrilladas, lo que nos da la pauta de una moderada expansión económica. La cual se nota también en los testamentos de muchos propietarios: ahora no solamente aparecen bienes inmuebles y semovientes, sino también productos manufacturados.
Es en este contexto que Damián Peralta y su esposa Petrona Rodríguez, adquieren el Puesto del Medio en 1903.
Justamente es hacia esta época que llega una de las herramientas de modernización a la región: los inmigrantes. Las primeras familias fueron los Tolosa, Giraudo, Sorello y Cavallo entre otras.
A partir de entonces, ya nada será igual en la zona; a esto se agregará en 1911 el paso del ferrocarril y la construcción de Estación "La Para" en las tierras del Puesto del Medio de Peralta.

LA SOCIEDAD MODERNA
1910 - 2000

Hacia 1910, la Argentina estaba en pleno proceso expansivo, proceso que más allá de sus beneficios, mostraba -entre otras- dos grandes contradicciones: por un lado la creciente desigualdad social y explotación de los sectores populares; y por el otro, el contraste entre la modernización temprana y profunda de la región pampeana y el estancamiento (cuando no la decadencia) del Interior, sobreviviendo con formas de producción y de organización social de tipo tradicional.

En este contexto, y en una zona limítrofe entre el moderno Noreste provincial y el tradicional Norte Cordobés, se inserta La Para, fundada en 1911.
Tras el paso del Ferrocarril Central Norte Argentino (de propiedad estatal, luego llamado General Belgrano), y la construcción del edificio de la Estación y demás dependencias, doña Petrona Rodríguez de Peralta (viuda desde 1908), decide lotear y vender 45 manzanas, estructuradas sobre la base del eje central de la estación, dividiendo el loteo a ambos lados de la vía y dejando libres los lugares destinados a la plaza pública y a los edificios administrativos.

La fundación recién es formalizada en 1913, siendo los primeros escrituradores de lotes: Teodoro Bayonza, Pedro López, Francisco Giraudo, Esteban Giraudo, Juan Giraudo, Félix Cornavaca, Ramón Castellano, Félix Soria, Mariano Subari, Salomón Sima, Javier Pedraza y Juan Ulla.

Fotografía: Claudio Villarreal

En sus orígenes, la localidad cumplió con las funciones para la cual había sido creada: centro de intercambio y de sociabilidad, concentrador de población y parador de trenes para trasladar sus producciones al puerto de Rosario.
La Para comenzó lentamente a modernizarse, estableciéndose ya firmemente las primeras actividades netamente capitalistas. Para 1930 podemos afirmar que la localidad ya estaba modernizada, conservando -no obstante- grandes "islotes" de tradicionalidad, sobre todo en los campos circundantes.
Las primeras actividades económicas capitalistas que encontramos son: la explotación de los montes, la transformación primaria de productos naturales (cueros curtidos de animales salvajes, recortes maderas y carbón), la agricultura del trigo y el comercio minorista.
Durante estas dos décadas de modernización (1910-1930), llega la mayor cantidad de inmigrantes a la región, entre ellos: italianos, españoles, árabes, sirios y algunos franceses, alemanes y judíos.
En la localidad poco a poco van surgiendo instituciones públicas y privadas que le dan presencia al Estado, las cuales las detallamos en otro link.
En 1919, llega a nuestra localidad don Pablo Guglieri, arquetipo del gringo emprendedor, personaje sumamente trascendente para nuestra localidad. Él le da un fuerte impulso a la modernización de La Para, intentando convertirla en una localidad pujante y progresista.
Para ello, construye entre 1923 y 1926, un gran hotel de cinco estrellas: el SAVOY HOTEL en sus playas de mar Chiquita al norte de La Para.
Fotografía: Claudio Villarreal

Tenía 120 habitaciones, usina, frigorífico, pastelería y un ferrocarril (económico tipo Decauville de 17 km. de longitud) que unía estación La Para con el gran hotel; además poseía: canchas de tenis y crocket, piletas de natación, vestuarios, alquiler de botes, duchas y todas las comodidades de la época, por cierto que el interior del edifico estaba rica y finamente decorado.
Además, hizo otros grandes emprendimientos: criaderos de nutrias, ranas y pejerreyes, plantaciones de cítricos y olivos, caminos, puentes, surgentes y terraplenes, una decena de construcciones edilicias, y un nuevo hotel parador, mucho más modesto, llamado: Nuevo Hotel Savoy, sobre las márgenes de Laguna del Plata (subsidiaria de la Mar Chiquita), éste fue construido tras el fracaso del primer emprendimiento (el cual fue demolido en 1942).
Por último, también fundó un barrio (hoy villa Guglieri) en La Para y un pueblo de 285 manzanas, al norte, cercano a su Savoy Hotel, que llegó a tener una importante población hasta principios de 1950, dicha localidad se llamó: VILLA MAR.
Otro personaje importante de La Para, cuya obra ha trascendido el tiempo, fue el Dr. León Severiano Barrionuevo, primer médico de la localidad, venido a esta en 1921. 
Trabajó incansablemente para los más necesitados, haciendo todo lo que estuvo a su alcance, y hasta empobreciéndose, por salvar vidas y contribuir al progreso de la localidad. Falleció en 1958, tras una larga dolencia, siendo hoy recordado por toda la población, teniendo una placa, un busto y una calle que llevan su nombre.


El Museo Histórico Municipal "La Para" conserva en su acervo varios objetos, fotografías y documentos que pertenecieron a estos dos personajes parenses.
La sociedad comenzó a complejizarse, apareciendo nuevos estratos y grupos sociales que mostraron el desarrollo de las fuerzas productivas de la localidad.
Desde 1930 ya existen obreros especializados y obreros llanos, peones rurales, grupos subocupaddos, pequeños y medianos propietarios rurales (chacareros), cuentapropistas, comerciantes y financistas, empleados públicos y privados, funcionarios y profesionales.
Desde entonces la estructura social de La Para no ha dejado de complejizarse, siendo estas categorías muy móviles y para nada estáticas.
No obstante esta complejidad, no le faltó a la localidad períodos de estancamiento y hasta de retroceso económico y social. Por ejemplo, siguiendo al Departamento Río Primero, su población se estancó y hasta disminuyó entre 1945 y 1970, creciendo lentamente desde entonces, en respuesta a las políticas industrialistas y de concentración urbana de los gobiernos nacionales de entonces.
A partir de fines de la década de 1960, comienza a acrecentar lentamente la población de La Para, pero ese crecimiento se debió más a la emigración rural que a un aumento poblacional neto. Es recién desde la década de 1980 que la localidad presenta un crecimiento, tanto económico como poblacional, inusitado.
En cuento a la estructura económica, esta es de base predominantemente agrícola y ganadera, turnándose cada una de ellas en la hegemonía de acuerdo a los diferentes contextos climáticos y económicos de la región, la provincia o el país.
No obstante desde sus orígenes, La Para -a diferencia de otras localidades vecina- tuvo una economía más diversificada; ya vimos los primeros emprendimientos turísticos en las costas de Mar Chiquita (hoy retomados), de la "próspera década de 1920", de ese entonces son también los primeros establecimientos comerciales y fabriles, como fueron las fábricas de jabón (1920), de calzado (1940), de sillas (1970) y de aberturas (1980).
Con el tiempo surgieron las actividades tamberas y apícolas, reafirmándose progresivamente una diversidad económica que hoy es la principal característica de la localidad.
Hoy a la base agrícola y ganadera, debemos agregarle algunas industrias y microemprendimientos, el desarrollo turístico y la amplia y firme vocación comercial y de servicios.

 

 

LOS INTENDENTES DE LA PARA Y SUS OBRAS

1925-2011

 

La presente cronología fue realizada por Carlos Alfredo Ferreyra, con aportes de los libros La Para: Siglo XXI de Elder Omar Candusso y Recordarnos: 75º Aniversario de La Para de Rosa Alegre y Luis A. Caffarena; en tanto que para el listado de obras se contó con la colaboración de Vanesa Sorello.

 

CRONOLOGÍA DE LOS GOBIERNOS MUNICIPALES:

  • GUGLIERI, Pablo: Intendente, 01/05/25 al 30/04/28, se supone fecha de asunción.
  • IANGENÍS, José María: Comisionado, 01/05/28 al 22/05/28, designado por el Jefe Político del Departamento Río Primero.
  • PICAT, Albino: Comisionado, 22/05/28 al 06/06/28, Designado por decreto.
  • BARRIONUEVO, León: Intendente, 06/06/28 al 30/04/31, electo 03/06/28.
  • GUGLIERI, Pablo: Comisionado, 01/05/31 al 26/02/32, designado por decreto.
  • GUGLIERI, Pablo: Intendente, 26/02/32 al 07/04/32, electo.
  • ORDOÑEZ, Gregorio: Intendente, 07/04/32 al 19/07/33, Presidente del H.C.D., asume por renuncia del Intendente.
  • PIZZI, Luis y FLORES, Abdón: Interinos, 19/07/33 al 05/09/33, por acefalia.
  • FLORES, Abdón: Intendente, 05/09/33 al 08/11/33, a cargo por acefalia total.
  • PERALTA, Eleazar: Intendente, 08/11/33 al 22/02/36, electo el 05/11/33.
  • PERALTA, Roberto: Comisionado, 22/02/36 al 01/05/36, designado por Decreto Nº 33.998 “A”.
  • PERALTA, Eleazar: Intendente, 01/05/36 al 30/04/40, electo el 17/11/35.
  • DOMÍNGUEZ, Antonio: Comisionado, 01/05/40 al 22/06/40, designado por Decreto Nº 44.032 “A”
  • BERTA, Ernesto: Intendente, 22/06/40 al 31/12/40, electo 16/06/40.
  • PIZZI, Arnoldo: Interino, 01/01/41 al 10/01/41, Presidente del H.C.D. asume por renuncia del Intendente.
  • PIZZI, Arnoldo: Intendente, 10/01/41 al 07/07/43, Designado por el H.C.D.
  • PIZZI, Arnoldo: Comisionado, 07/07/43 al 07/05/46, Designado el 01/07/43 por la Intervención Federal.
  • SORELLO, Mario: Comisionado, 07/05/46 al 31/03/48, Decreto Nº 23.431 del 29/04/46.
  • BERZERO, Telmo: Comisionado, 31/03/48 al 20/07/48, Decreto Nº 1.619.
  • SORELLO, Mario: Comisionado, 20/07/48 al 14/08/51, Decreto Nº 3.547 “A”
  • BAROTTO, Sebastián: Comisionado, 14/08/51 al 30/06/52, por comunicación.
  • BAROTTO, Sebastián: Delegado Municipal, 30/06/52 al 24/10/55, Decreto Nº 842.
  • MARQUEZ, Genaro: Delegado Municipal, 24/10/55 al 01/01/58, por comunicación del Interventor Federal.
  • BARRIONUEVO, Jorge: Comisionado, 01/01/58 al 01/05/58, por comunicación del Interventor Federal.
  • MARQUEZ, Genaro: Intendente, 01/05/58 al 25/02/60, electo el 23/02/58.
  • CANDUSSO, Tarcisio Francisco: Comisionado, 25/02/60 al 12/10/63, por Intervención Federal a Córdoba.
  • FOLLI, Victorio Dante: Intendente, 12/10/63 al 08/11/66, electo el 07/07/63.
  • PERALTA, Eleazar: Intendente, 08/11/66 al 16/09/68, Decreto Nº 1.186.
  • DEPIANTE, Rinaldo: Intendente, 16/09/68 al 25/05/73, Decreto Nº 8.126 “A”.
  • BERGA, Andrés, Intendente, 25/05/73 al 24/03/76, electo 11/03/73.
  • BERGA, Andrés, Interventor Municipal, 24/03/76 al 02/08/81, Decreto de la Intervención Federal.
  • FERNÁNDEZ, Víctor Sinforoso: Interventor Municipal, 02/08/81 al 12/12/83, Decreto de la Intervención Federal
  • CANDUSSO, Mario: Intendente, 12/12/83 al 11/12/87, electo el 30/10/83.
  • MANSILLA, Oscar: Intendente, 11/12/87 al 11/12/91, electo el 06/09/87.
  • MANSILLA, Oscar: Intendente, 11/12/91 al 11/12/95, electo el 08/09/91.
  • BOLATTI, José: Intendente, 11/12/95 al 11/12/99, electo el 14/05/95.
  • BOLATTI, José: Intendente, 11/12/99 al 11/12/03, electo el 27/06/99.
  • BOLATTI, José: Intendente, 11/12/03 al 11/12/07, electo.
  • TITTO, Mindo Marcelino: Intendente, 11/12/07 hasta la actualidad, electo 07/05/07.
  • GUZMÁN, Carlos Martín: Intendente, 11/12/11 al 11/12/15, electo el 26/06/11.
  • GUZMÁN, Carlos Martín: Intendente, 11/12/15 al 11/12/19, electo el 27/06/15.

 LAS OBRAS:

PABLO GUGLIERI:

  • Creación y organización de la municipalidad
  • Adquisición de maquinarias para mantenimiento de calles: terraplanadora, arado, tanque regador
  • Creación del cementerio
  • Apertura y demarcado de calles
  • Basural
  • Alumbrado público
  • Adquisición terreno para edificio municipal
  • Adquisición de equipo extractor de agua para riego

 

JOSÉ IANGENIS:

  • Reorganización de la municipalidad por acefalía

 

ALBINO PICAT:

  • Preparación del llamado a elecciones

 

LEÓN BARRIONUEVO:

  • Comienzo de los trámites para escriturar los terrenos de la plaza y el cementerio
  • Mantenimiento de calles y de la plaza pública
  • Ampliación alumbrado urbano
  • Mejoras en cementerio
  • Recolección de residuos

 

GREGORIO ORDOÑEZ:

  • Finalización trámites de escrituración cementerio y plaza pública
  • Continuación arreglos en la plaza pública
  • Ampliación radio de prestación de servicios municipales
  • Chapas patentes para vehículos
  • Adquisición de maquinarias para la municipalidad
  • Ampliación de la base impositiva municipal

 

LUIS PIZZI:

  • Reorganización de la municipalidad por acefalía

 

ABDÓN FLORES:

  • Alquiler de edificio para matadero público
  • Servicio de agua corriente en sector que va del pozo del ferrocarril hasta la plaza
  • Enarenado de calles

 

ELEAZAR PERALTA:

  • Ampliación del alcantarillado urbano
  • Mejoras en la plaza pública
  • Designación del Dr. Barrionuevo como médico municipal ad honorem
  • Intento del cambio de nombre de La Para por Mar Chiquita
  • Compra de vehículos para la municipalidad
  • Ampliación parque de maquinarias municipales
  • Creación de más pozos semisurgentes de agua
  • Donación de terrenos a la Coperativa de Servicios Públicos para la construcción de una cabina telefónica pública

 

ROBERTO PERALTA:

  • Ampliación cementerio
  • Ampliación alumbrado público
  • Construcción de cordón vereda de plaza San Martín
  • Construcción de cordón perimetral en plaza San Martín
  • Construcción de puente vado en el cauce del Río Primero

 

ANTONIO DOMÍNGUEZ:

  • Reorganización de la municipalidad por anulación de las elecciones

 

ERNESTO BERTA:

  • Apertura de calles en manzanas ya trazadas
  • Ampliación base impositiva municipal
  • Renovación barreras de seguridad del predio del ferrocarril

 

ARNOLDO PIZZI:

  • Construcción caminos rurales
  • Mejoras en la contabilidad municipal
  • Compra de terreno para matadero público
  • Adquisición camión para riego
  • Conformación comisión de festejos de las fiestas patronales y de las fiestas populares de La Para
  • Ampliación alumbrado urbano
  • Instalación del predio de ferias y remates
  • Construcción del mástil central en plaza San Martín y parquización de la misma
  • Designación de un veterinario municipal

 

MARIO SORELLO:

  • Mantenimiento de calles y plaza
  • Ampliación alumbrado público y servicios municipales
  • Organización de la recepción del Obispo de Córdoba Ramón Castellano

 

TELMO BERZERO:

  • Reorganización de la municipalidad

 

SEBASTIAN BAROTTO:

  • Ampliación servicios municipales de agua, iluminación de calles, cementerio
  • Organización duelo público por fallecimiento del Sr. Pablo Guglieri
  • Ampliación parque de maquinarias y mantenimiento de estas
  • Mantenimiento de plaza y calles, apertura de nuevas calles en los suburbios de La Para

 

GENARO MARQUES:

  • Trabajos en conjunto entre la nueva Cooperativa de Servicios Públicos y la Municipalidad
  • Inicios de los trámites para la instalación e un tanque de agua corriente para el núcleo urbano
  • Inicios de trámites para la instalación del servicio telefónico en La Para
  • Creación de la Comisión Pro Matadero Municipal e inicio de las obras
  • Ampliación y mejoras en numerosos servicios urbanos
  • Conmemoración del primer aniversario del fallecimiento del Dr. Barrionuevo, con la instalación del busto y la nominación de una calle

 

JORGE BARRIONUEVO:

  • Preparación de las elecciones municipales

 

TARCISIO FRANCISCO CANDUSSO:

  • Construcción del antiguo edificio municipal
  • Construcción del tanque de agua
  • Embellecimiento urbano de la zona céntrica
  • Mejoras en calles y avenidas
  • Conmemoración cincuentenario del pueblo y de la Escuela Nacional Nº 75

 

VICTORIO FOLLI:

  • Ampliación y mejoras del cementerio
  • Mejoras en el camino al cementerio
  • Mejoras en la plaza pública
  • Mejoras en las calles
  • Ampliación y mejoras del alumbrado público
  • Veredas perimetrales en plaza San Martín
  • Aperturas de calles
  • Mejoras parque de maquinarias
  • Ampliación del servicio de agua potable al sector Norte de la localidad

 

RINALDO SANTOS DEPIANTE:

  • Ampliación del edificio municipal
  • Ampliación parque de maquinarias
  • Embellecimiento y mejoras en el cementerio y en la plaza
  • Remodelación completa de la plaza San Martín
  • Ampliación y ordenamiento en la base impositiva de la municipalidad
  • Compra del predio para el futuro nuevo edificio municipal
  • Enarenado de las calles del pueblo
  • Ampliación servicio de recolección de residuos
  • Cortadero municipal de ladrillos para uso del municipio
  • Arbolado de las calles céntricas
  • Ampliación Escuela “Mariano Fragueiro”
  • Comienzo del asfaltado de la ruta 17 en el tramo La Puerta-Marull
  • Escrituración del terreno del matadero municipal

 

ANDRÉS BERGA:

  • Construcción del corralón municipal y los galpones
  • Comienzo construcción del nuevo edificio municipal
  • Planes de viviendas sociales
  • Compra de terrenos en zonas suburbanas del pueblo para futuros barrios de viviendas sociales
  • Ampliación del parque de máquinas, maquinarias, vehículos y herramientas de la Municipalidad
  • Enarenado de calles
  • Ampliación del enarbolado urbano
  • Finalización de las obras de embellecimiento de la plaza pública
  • Ampliación y mejoras en varios servicios públicos municipales
  • Ampliación, refacciones y mejoras en edificios educativos (IME) y en el destacamento policial y el hospital municipal
  • Construcción de la plazoleta Islas Malvinas

 

VICTOR SINFOROSO FERNÁNDEZ:

  • Finalización del nuevo edificio municipal e inauguración totalmente amoblado
  • Planes de viviendas sociales
  • Ampliación del enarbolado urbano
  • Mantenimiento y mejoras en los servicios municipales

 

MARIO CANDUSSO:

  • Ampliación del hospital municipal
  • Construcción del Acceso Oeste y Monolito de Ingreso al pueblo
  • Celebración de las Bodas de Diamante de La Para
  • Mejoras y embellecimiento de la plaza San Martín
  • Planes de viviendas sociales
  • Numeración domiciliaria
  • Nominación de las calles sin nombre y apertura de nuevas calles
  • Mejoras en las veredas y cordones y ampliación del enarbolado urbano
  • Ampliación del parque de maquinarias y vehículos municipales
  • Creación de la guardería y comedor para ancianos
  • Creación del Parque Juvenil

 

 

OSCAR MANSILLA:

  • Creación del Museo Histórico Municipal y traslado a su actual ubicación
  • Ampliación del Hospital Municipal
  • Construcción Casa del Médico
  • Construcción Terminal de Omnibus
  • Construcción de viviendas sociales a través de diversos planes
  • Construcción de los primeros cordones cunetas en las calles de La Para
  • Compra e instalación del Camping Municipal “Bahía de Ansenuza”
  • Creación de la Casa de la Cultura
  • Creación del Salón de Usos Múltiples
  • Ampliación del jardín de Infantes “Gabriela Mistral”
  • Instalación del Hogar de Día “Don Pepe”
  • Enarenado de calles y mejoras en la luminaria urbana
  • Comienzo de las tareas de embellecimiento del predio del ferrocarril
  • Ampliación parque de maquinarias y vehículos municipales

 

JOSÉ SEBASTIAN BOLATTI:

  • Primara etapa del asfaltado urbano y ampliación del cordón cuneta
  • Continuación de tareas de embellecimiento del predio ferroviario: museo del trabajo, parque de América latina, veredas perimetrales, etc.
  • Mejoras en el acceso Este “Pablo Guglieri”
  • Construcción de viviendas a través de diversos planes
  • Refuncionalización del pozo de agua del ferrocarril
  • Ampliación servicio de agua potable y de alumbrado urbano
  • Inicio del sistema de recolección diferenciada de residuos y del reciclado
  • Ampliaciones en Cementerio Municipal y hormigonado del camino peatonal al mismo
  • Creación del Campo Hípico Municipal
  • Ampliación de los talleres culturales municipales y apoyo a las actividades deportivas de los clubes

 

MINDO MARCELINO TITO:

    • Asfaltado Acceso Este “Pablo Guglieri”
    • Construcción Hogar Albergue para Ancianos
    • Continuación del embellecimiento del predio ferroviario
    • Creación del PROMUVI
    • Continuación del asfaltado urbano
    • Ampliación Terminal de Ómnibus
    • Plan de viviendas de diversos programas
    • Nueva perforación para el agua corriente
    • Creación de la Universidad Popular “La Para”
    • Nuevos vehículos y maquinaria municipal
    • Adquisición de nuevos lotes para el municipio

     

     


Copyright © 2008 Municipalidad de La Para.

Derechos Reservados.